Saltar al contenido

Java y el misterio de ¿por qué parece que nadie enseña a programar con este lenguaje?

25/05/2021
java

Si estás en las redes laborales, es decir, aquellas que se utilizan para buscar empleo, es seguro que has visto las solicitudes de programadores Java, y no es para menos, puesto que es un lenguaje de alto nivel que te permite realizar prácticamente cualquier cosa.

Es más que lógico que las empresas quieran un profesional con estas en su plantilla. Surge entonces la pregunta ¿por qué no es tan sencillo conseguir academias o institutos que enseñen Java?

Hay un sinnúmero de profesionales que han aprendido de manera autodidacta, bien sea porque han echado código (como se dice popularmente) hasta altas horas de la noche, o porque han invertido su tiempo en vídeotutoriales de internet.

Java: Mejor, no necesariamente es popular; y viceversa.

Si haces una búsqueda rápida en internet que diga ¿Cuál es el mejor lenguaje de programación? Te saldrá, por descontado, una cantidad enorme de links con personas que dan su opinión y sus razones; lo cual es más que válido, ya que, cada quien habla desde su experiencia.

Realiza entonces este otro experimento ¿Cuál es el lenguaje de programación con mayor demanda empresarial? Eso sí, hazlo estando bien sentado porque puede pasar que te sorprenda los resultados de la búsqueda.

java

Lleva tiempo, no te vamos a mentir

Y es que Java no es un lenguaje de programación que se aprende en dos semanas o que basta con saberte de memoria la forma estructurada y cerrada, cual bloque, de programar que te impide desarrollar tu propio estilo.

Si quieres aprender Java debes estar consciente que es un trabajo lento, de mucha constancia pero que dará sus buenos frutos una vez alcanzado.

Java: Una mentalidad que integra tu vida

Al principio puede que te cueste terminar exitosamente un código, es decir, que haga exactamente lo que tú quieres en todos los escenarios posibles. Y esto se debe a que solemos pensar de manera desorganizada, es por eso, que verás una simbiosis entre tu vida y tu forma de programar.

Lo cual, sin darte cuenta, redundará en sentido contrario. A medida que tu estilo de programación sea más ordenado y fluya de forma más natural verás que, en tu día a día, empiezas a tomar decisiones más orgánicas y siguiendo una secuencia de pasos lógicas.